“¡Que … ¿Más dolor? …NO TE PASES PUES!”

Número de visitas: 160

A propósito de la Festividad de nuestra Virgen de los Dolores

En una video llamada que tuve hace unos días con un grupo de amigas, les hablaba de la festividad de la Virgen de los Dolores que habíamos celebrado el día 15 de septiembre y, enseguida una de ellas no se pudo contener y me dijo: “¿Acaso eres masoquista, seguir hablando de dolor?, no pues”; hablemos de otra cosa, que harto dolor tenemos con este coronavirus”.

Esta anécdota me lleva a compartir con ustedes una pequeña reflexión acerca del dolor y la pertinencia de ser tan conscientes de él, sobre todo ahora en estos tiempos de COVID.

El ser humano tiene temores inherentes a él, como el hecho de envejecer, el dolor, la enfermedad, la muerte…., por citar algunos ejemplos. La gran mayoría de personas tratamos de huir del dolor, lo queremos negar; o lo queremos ignorar; sin embargo está ahí. Solo salir a la calle, hablar un rato con tu vecina y te comienza a hablar de sus penas y dolores… Por eso es necesario que aprendamos a entenderlo desde su raíz, asumirlo, acogerlo y empezar a sanar espiritualmente.

Nunca falta un “tóxic@” que te viene a enojar por algún comentario incómodo. Como me pasó un día, en que presta me alistaba para dirigirme a la misa en honor a la virgen.

Si somos muy realistas estamos en un estado de dolor físico y espiritualmente, en que a diario tenemos noticias negativas, de muerte y problemas muy complejos, todo lo cual no deja de causarnos pues eso, dolor. Es como que ya estamos de muchas formas, hartos de todo y por ello necesitamos asumir que podemos sobrellevar nuestro dolor y el dolor ajeno.

Seamos sinceros, necesitamos sentir compañía en el dolor ya que así, el dolor es más suave y más llevadero.

He tenido la ocasión de participar en estos días en una charla de “acompañamiento al duelo”. -¡Qué charla más interesante!-

Si alguna vez se enteran de algo de esto les recomiendo que presten atención. -¿Cómo nos podemos ayudar en los momentos duros?-

Nosotros tenemos alguien en quien podemos reclinar nuestro hombro, quien va escuchar nuestros gemidos, va a enjuagar nuestras lágrimas; alguien que ha pasado por el dolor de ver morir a su hijo de una manera injusta y, estar allí de pie, a pesar de todo. Tenemos pues a la Virgen María, a quien damos el título de Virgen de los Dolores. Ella estuvo de pie y al pie de La Cruz de su Hijo; ella también está de pie y al pie de nosotros en el dolor, somos sus hijos, sus hijas. ¡Qué mejor consuelo encontramos en los brazos cariñosos de esta acogedora y dedicada madre!

Celebrar a la Virgen de los Dolores, es sentir el alivio en el dolor, en la angustia, en el sufrimiento; no es ser masoquista, es ser un humano que asume la realidad del dolor con esperanza.

Autora: Ada Almeyda

3 comentarios en ““¡Que … ¿Más dolor? …NO TE PASES PUES!””

    1. Muy buena reflexión, a propósito de la Virgen de los Dolores en estos tiempos de dolor espiritual, más lacerante que el dolor físico. Felicitaciones por ese mensaje de esperanza en la oración con fe en la Virgen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up