NAVIDAD: El Nacimiento de la Misericordia Divina

Número de visitas: 1.050

La llegada de Jesús al mundo fue un regalo de misericordia de Dios para la humanidad, un regalo que perdura en el tiempo y el cual debería de celebrarse con gozo en cada hogar.

Qué oportunidad tan hermosa la de recordar cada año el nacimiento de nuestro Salvador.

Anuncio de la llegada del Salvador

La Biblia narra el momento en el que los ángeles de Dios anuncian el nacimiento de Jesús a unos pastores que se encontraban cerca.

Este anuncio nos enseña que Jesús nace para todos y que Dios deseaba que todos los hombres sean testigos de este amor, porque este amor de Dios es diferente rebalsa de gozo para toda la humanidad. Con este mensaje, somos todos invitados a vivir conjuntamente con Jesús.

La alegría del nacimiento de nuestro Señor, debe propiciar la mayor de nuestras intenciones para mejorar, para arrepentirnos de nuestras faltas y renovar enérgicamente nuestra FE, nuestra confianza en el hijo de Dios.

El Nacimiento de Jesús en nuestro hogar

Un gran porcentaje de peruanos tenemos como tradición armar un nacimiento en nuestras casas, hecho que se comparte con muchos hermanos alrededor del mundo.

Se considera que el origen de esta tradición se remonta al año 1223, donde San Francisco de Asís, en la búsqueda de revivir este feliz acontecimiento del nacimiento de Jesús en Belén, puso una representación con personas y animales vivos, luego se sustituyeron con figuras de madera o barro.

El momento de elaborar nuestro nacimiento en casa, debe ser un momento familiar y debemos ante todo, permitir nacer a Jesús dentro de nuestro propio corazón, la feliz noticia es que, cada nuevo día de nuestras vidas Jesús desea nacer dentro de cada uno de nosotros, la pregunta es. ¿Le permites a tu corazón ser ese pesebre que cobija al inocente y lleno de amor niño Jesús?, ¿Te permites ir a recibirlo como los pastores, con humildad y generosidad?

La Navidad no es solo una celebración, es la gran celebración de la llegada de Jesús, hombre y Salvador en todo el mundo.

Divino Niño Jesús, ruega por nosotros.

Flor Llanos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.